***
Martes, Octubre 24, 2017
   
Tamaño de Texto
ImprimirE-mail

EL PROYECTO DE REGLAMENTO

Aun cuando no exista la base legal para la aprobación de estudios ambientales, se han dado casos en los que los propios titulares de proyectos de inversión han sometido a su proyecto voluntariamente a un estudio ambiental, como ocurrió con la ampliación de Larcomar (en el distrito de Miraflores, Lima), donde se han aplicado las normas generales sobre evaluación de impacto ambiental. Sin embargo, a partir de la aprobación del proyecto de reglamento de protección ambiental, se contará con la base legal para implementar la certificación ambiental en el sector turismo.

A pesar de la gran iniciativa que representa el proyecto de reglamento, es preciso tener en cuenta que si bien el documento  numera a los proyectos sujetos a evaluación ambiental, lo hace de manera muy general, sin especificar, concretamente, cuáles son dichas actividades. Ello genera la existencia, en ciertos casos, de duplicidad de competencias en materia ambiental.

Para ser más precisos, si el futuro titular de una actividad desea construir un albergue turístico con el fin de ejecutar su proyecto, no solo deberá cumplir con los requisitos exigidos por este reglamento, cuando este se encuentre vigente, sino también con los que le exija la municipalidad de la jurisdicción pertinente. La burocracia administrativa, así como la duplicidad de información que se generará en este caso, son notorias. Ello traerá como consecuencia la falta de incentivo y la informalidad.

En nuestra opinión, el proyecto de reglamento debe ahondar en las actividades del ámbito turístico. Si alguna de ellas debe seguir trámites y procedimientos administrativos con otro sector que no sea el turístico, se deberá prever la presentación de un solo documento que cumpla con el integro de los requisitos exigidos por ambos sectores. Ello implica un trabajo sumamente coordinado con todos los niveles competentes en el tema ambiental y en la presentación de documentos de gestión.

Por último, uno de los temas de mayor preocupación en lo que respecta al proyecto de reglamento, son las actividades del sector turismo que se ejecuten en áreas naturales protegidas, las cuales deberán guardar concordancia con el decreto supremo 018-2009-MINAM, el cual aprobó el reglamento de uso turístico en áreas naturales protegidas, derogando así varios artículos del reglamento de la ley de áreas naturales protegidas.

No restamos importancia a la decisión del MINCETUR de considerar a las ANP dentro de su política ambiental, pero el proyecto de reglamento no hace mención alguna al ente rector de las mismas. Es decir, el documento no menciona en ninguna parte al SERNANP, como el órgano técnico responsable del reconocimiento, manejo y sostenibilidad de las ANP.

A lo largo del proyecto de reglamento se ha indicado que el ente competente para otorgar la certificación ambiental en el sector turismo es el MINCETUR, pero en el caso particular de las áreas naturales protegidas, creemos que ese postulado debe volver a analizarse. La legislación sobre las áreas naturales protegidas en materia de turismo contempla una serie de modalidades para el otorgamiento de derechos para el aprovechamiento del turismo en las áreas naturales protegidas. Ellas ya poseen un procedimiento especial y ciertos requisitos que se deben presentar para su otorgamiento, los cuales están regulados en el decreto supremo 018-2009-MINAM y que se profundizarán en el capítulo referido a las ANP.

En ese sentido, consideramos que lo establecido por el proyecto de reglamento debe ser actualizado. Creemos pertinente eliminar dicho postulado del documento, a fin de no entrar en conflictos sectoriales, sobre todo tomando en cuenta la gran importancia social, cultural y económica de las ANP.

Si bien aún no hemos podido revisar la versión final del proyecto de reglamento, tenemos entendido que tanto el SERNANP como el MINCETUR han sostenido reuniones en las que han podido absolver las dudas antes descritas. En ese sentido, sabemos que han quedado saldadas las disyuntivas sobre las competencias del MINCETUR y del SERNANP para el otorgamiento de la certificación ambiental en el caso de actividades turísticas dentro de un ANP.

A manera de conclusión, debemos mencionar que la iniciativa en torno al tema ambiental del sector turismo es digna de ejemplo. Tanto las políticas como los manuales y demás documentos de gestión publicados por el sector son un material muy valioso que solo demuestra la gran preocupación del Estado por consolidar en nuestro país un turismo sostenible y responsable de los recursos naturales y valores biológicos existentes.

Visítanos también en:


logominam

spda
 biopirateria
 actualidadambiental
 iniciativa
 legislacion
 legislacionforestal

dizi izle büro mobilyaları by1by.com
canakkale