***
Jueves, Diciembre 14, 2017
   
Tamaño de Texto
ImprimirE-mail

INSPECCIONES TÉCNICAS VEHICULARES

El Sistema Nacional de Inspecciones Técnicas Vehiculares es el sistema encargado de certificar el buen funcionamiento y mantenimiento de los vehículos automotores y el cumplimiento de las condiciones y requisitos técnicos establecidos en la normativa nacional, con el objeto de garantizar la seguridad del transporte y tránsito terrestre, y las condiciones ambientales saludables.

Los vehículos que están sujetos a las inspecciones técnicas vehiculares, que circulan por las vías públicas terrestres en el ámbito nacional y que deben aprobarlas periódicamente, son inscritos en el Registro de Propiedad Vehicular. Únicamente podrán circular aquellos vehículos que hayan aprobado las inspecciones técnicas vehiculares.

Las clases de inspecciones técnicas son:

a. Inspección técnica ordinaria: es la que debe cumplir todo vehículo que circula por las vías públicas terrestres en el ámbito nacional, de acuerdo a la frecuencia establecida en el reglamento (semestral o anual).

b. Inspección técnica vehicular de incorporación: es la que se exige para la inmatriculación en los Registros Públicos de los siguientes vehículos:

• Usados importados.
• Vehículos especiales.
• Usados procedentes de subastas oficiales.
• Otros que se establezcan posteriormente.

c. Inspección técnica vehicular complementaria: es la aplicable a los vehículos que, en función de la naturaleza del servicio que realizan y/o al elemento transportado y/o en los casos en que su normatividad específica lo exija, requieren de una verificación adicional de sus características técnicas y/o mecánicas no considerada en las inspecciones técnicas ordinarias. La inspección técnica vehicular complementaria se realiza conjuntamente con la inspección técnica vehicular ordinaria y otros en que la normatividad o la administración lo exija, en cuyos casos se expedirá el certificado de inspección técnico vehicular consignado en el anverso del mismo las características del vehículo y en el reverso los resultados de la inspección técnica complementaria.

Esta certificación acredita que los vehículos que se oferten y/o permanezcan en el servicio de transporte terrestre de personas y/o mercancías cumplen con las exigencias técnicas y con las características específicas exigidas por la normativa vigente para prestar dichos servicios.

Están sujetos los siguientes servicios de transporte:

• Servicios de transporte regular de personas.
• Servicio de transporte especial de personas.
• Servicio de transporte de mercancías.
• Servicio de transporte mixto.
• Servicio de transporte privado de personas, mercancías o mixto.
• Servicio de transporte internacional.
• Servicio de transporte colectivo de pasajeros entre Tacna-Arica.
• Servicio de transporte fronterizo de pasajeros entre Perú-Ecuador.
• Servicio especial comunal de transporte de pasajeros por carretera.

d. Inspección técnica vehicular voluntaria: es la que se realiza a solicitud del propietario del vehículo y consiste en la verificación de las características técnicas y/o mecánicas del vehículo. En este caso, la periodicidad de la inspección técnica ordinaria se computa desde la fecha de realización de la misma.

Las inspecciones técnicas vehiculares se realizarán de acuerdo a la categoría, función y antigüedad de los vehículos. La vigencia del certificado de inspección técnica vehicular y la frecuencia de las inspecciones técnicas vehiculares serán las establecidas en el siguiente cuadro:

Ver Tabla

Las inspecciones técnicas vehiculares se realizarán según el último dígito de la placa única nacional de rodaje de acuerdo al cronograma que apruebe la DGTT por resolución directoral.

Para acreditar el proceso de inspección técnica, se tendrá un informe, un certificado y una calcomanía oficial de inspección técnica vehicular. Asimismo, el control del cumplimiento de las inspecciones y la exigencia del certificado se realizarán cuando el vehículo circule por las vías públicas terrestres y la autoridad competente lo requiera; cuando la autoridad competente realice la evaluación de la documentación adjuntada para acceder al servicio de transporte terrestre de personas y/o de mercancías; cuando el vehículo pase por una nueva inspección técnica; y en otras situaciones que el ministerio determine.

Con respecto al proceso de inspección técnica, esta se hará en el centro de inspección técnica vehicular (CITV) elegido por el usuario. El CITV debe efectuar la inspección en forma continua dentro del local autorizado, empleando para ello una línea de inspección técnica vehicular con equipos especializados, de acuerdo al procedimiento establecido en el manual de inspecciones técnicas vehiculares y en la tabla de interpretación de defectos. El proceso de inspección comprende 3 etapas:

a. Registro y verificación documentaria: se solicitará y verificará los siguientes documentos:

• Tarjeta de propiedad o de identificación vehicular.
• Certificado vigente del seguro obligatorio de accidentes de tránsito (SOAT) o certificado contra accidentes de tránsito (CAT).
• En el caso de vehículos habilitados para el servicio de transporte terrestre, certificado de habilitación vehicular o documento de formalización del vehículo, según corresponda a la modalidad del servicio que presta.
• Autorizaciones o permisos especiales de circulación en el caso de vehículos especiales.
• Informe de inspección técnica vehicular, únicamente en caso de tratarse de una re inspección.
• Certificado de inspección técnica vehicular anterior, salvo cuando se trate de la primera inspección.

b. Inspección visual

• Verificar el estado de conservación de la carrocería, espejos, parabrisas, dispositivo limpiaparabrisas, la adecuada instalación de láminas retroreflectivas, dispositivo anti empotramiento o parachoques y demás componentes según el tipo de vehículo.
• Verificar la integridad estructural del chasis y vigas principales del vehículo.
• Verificar los juegos que puedan existir en las ruedas, sistemas de dirección, suspensión, amortiguación y frenos, así como los dispositivos de unión entre aquellos sistemas y el propio bastidor o chasis del vehículo.
• Verificar que la profundidad del dibujo de rodadura de los neumáticos del vehículo cumpla con las exigencias mínimas contempladas en el reglamento nacional de vehículos.
• De acuerdo a la modalidad del servicio, verificar que los vehículos sometidos a la inspección técnica vehicular cumplan además con los requisitos específicos para el servicio exigidos por el reglamento nacional de administración de transportes, el reglamento nacional de vehículos, el reglamento nacional de tránsito, el reglamento de transporte de mercancías peligrosas y demás normativa específica, según corresponda, lo cual estará especificado en el manual de inspecciones técnicas vehiculares.

c. Inspección mecánica

• Sistema de luces: verificar la cantidad de luces de acuerdo a las normas vigentes y su funcionamiento, alineamiento e intensidad mediante el uso del regloscopio con luxómetro. Asimismo, mediante el uso del reflectómetro, verificar el grado de reflectividad de las láminas reflectivas y la placa única nacional de rodaje.
• Sistema de dirección: verificar la convergencia o divergencia de las ruedas del vehículo empleando para ello el medidor de alineación de ruedas al paso.
• Sistema de frenos: verificar la eficiencia del frenado empleando para ello el frenómetro de rodillos.
• Emisión de gases: verificar los límites máximos permisibles de emisiones contaminantes, empleando para ello un opacímetro o un analizador de gases, según corresponda.
• Sistema de suspensión: verificar el estado de la suspensión del vehículo inspeccionado, empleando para ello un banco de suspensiones, en el caso de líneas de inspecciones para vehículos livianos.
• Emisiones sonoras: verificar los límites máximos permisibles de emisiones sonoras, empleando para ello un sonómetro.

Las observaciones que resulten de las inspecciones técnicas vehiculares se determinarán de acuerdo a lo dispuesto en la tabla de interpretación de defectos de inspecciones técnicas vehiculares, y serán clasificadas en:

a. Observaciones leves: son observaciones de carácter documentario y/o técnico que no exigen una nueva inspección, debiéndose subsanar antes de la siguiente.
b. Observaciones graves: son aquellas que ocasionan la desaprobación de la inspección técnica vehicular, exigiendo su subsanación mediante una reinspección sobre las deficiencias consignadas dentro del plazo máximo de 30 días calendario, contabilizados desde la fecha consignada en el informe de inspección. De subsanarse las mismas, se expedirá el certificado de inspección técnica vehicular.
c. Observaciones muy graves: son aquellas que ocasionan la desaprobación de la inspección técnica vehicular, debiéndose trasladar el vehículo al taller de mantenimiento mecánico o destino, que determine el propietario o conductor, para la subsanación de observaciones. Para subsanar las mismas, el vehículo deberá pasar una nueva inspección completa en un plazo máximo de 60 días calendario, contabilizados desde la fecha consignada en el informe de inspección técnica vehicular.

Si transcurrido el plazo antes referido, el vehículo no ha sido presentado a una nueva inspección, el CITV informará al ministerio, quien procederá a cancelar su habilitación vehicular y lo declarará no apto para la circulación y/o la prestación del servicio de transporte. Asimismo, el ministerio deberá comunicar tal situación al Registro de Propiedad Vehicular para que proceda a registrar el retiro temporal del vehículo en la partida registral correspondiente, medida que se prolongará hasta que el vehículo sea sometido a una nueva inspección técnica vehicular y la apruebe.

Visítanos también en:


logominam

spda
 biopirateria
 actualidadambiental
 iniciativa
 legislacion
 legislacionforestal

dizi izle büro mobilyaları by1by.com
canakkale