***
Domingo, Octubre 22, 2017
   
Tamaño de Texto
ImprimirE-mail

EL DESARROLLO DE LA BIOTECNOLOGÍA Y LA PROPIEDAD INTELECTUAL A PROPÓSITO DEL ACUERDO DE PROMOCIÓN COMERCIAL ENTRE PERÚ Y ESTADOS UNIDOS

Si bien como ya se adelantó, hay en la actualidad mucha mayor conciencia sobre la importancia y potencial de la riqueza biológica del Perú, esta no se ha materializado en términos de apoyo e incentivos a la inversión privada y menos aún pública en el campo de la biotecnología. La biotecnología es una herramienta muy poderosa que podría contribuir a generar riqueza para el país y propiciar el desarrollo (específicamente aliviando la pobreza), a partir de la transformación de componentes de la biodiversidad y la provisión de bienes y servicios. Lamentablemente, la generación de capacidades biotecnológicas es todavía una tarea pendiente y urgente en el país, que solamente algunas pocas instituciones, y como parte de esfuerzos aislados, han asumido (por ejemplo, el Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana — IIAP o la Universidad Cayetano Heredia). De hecho, estas instituciones están aplicando esta tecnología para entender mejor la biodiversidad nativa, especialmente andina y amazónica (cultivos, plantas, peces y crianzas) y propiciar nuevos productos que contribuyan al desarrollo del país.

Paralelamente a esta situación, se ha generado un intenso debate sobre cuáles son los mecanismos jurídicos necesarios para proteger la biotecnología. Las preguntas, en términos sencillos, son: ¿por qué como país no patentamos más? y, especialmente, ¿por qué no patentamos nosotros mismos nuestra biodiversidad y los productos que se derivan de ella? Las respuestas son extremadamente complejas y sus implicancias se van a dejar sentir en los próximos años, sea cual sea la opción que tomemos.

Por lo pronto, se ha flexibilizado la legislación en materia de patentes para permitir patentar las invenciones biotecnológicas, lo cual en realidad beneficia principalmente a quienes dominan y desarrollan estas tecnologías, es decir a las instituciones y empresas de los países industrializados. Aunque se mantienen excepciones para patentar genes y componentes aislados (descubrimientos), el debate y la presión en el ámbito multilateral (OMC) y bilateral (tratados de libre comercio) van a mantenerse, reflejándose esto en un proceso continuo de fortalecimiento de los derechos de los titulares de las patentes (que, como ya se mencionó, son por lo general los países industrializados). Este reforzamiento de los derechos va generalmente en desmedro de la sociedad y los consumidores, así como de la comunidad científica nacional, que se ve impedida de utilizar (incluso a título experimental) invenciones patentadas, a menos que cuente con la autorización o licencia del titular.

Visítanos también en:


logominam

spda
 biopirateria
 actualidadambiental
 iniciativa
 legislacion
 legislacionforestal

dizi izle büro mobilyaları by1by.com
canakkale