***
Sábado, Octubre 19, 2019
   
Tamaño de Texto
ImprimirE-mail

EN EL INTERIOR DE ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS

De acuerdo a la ley de áreas naturales protegidas y su reglamento, el aprovechamiento de la fauna silvestre, sus productos y subproductos en estas áreas se permite cuando sus poblaciones están en situación de ser utilizadas, y este uso resulta compatible, dependiendo de su categoría, el plan maestro, la zonificación y los planes de manejo específicos. El aprovechamiento con fines comerciales solo es permitido en aquellas categorías de uso directo que expresamente lo consienten, como las reservas nacionales, los cotos de caza, los bosques de protección, las reservas comunales y las reservas paisajísticas.

El Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP) autoriza las extracciones sanitarias, la caza o extracción comercial, la caza deportiva y la caza de subsistencia en las áreas naturales protegidas, de acuerdo a la categoría, zonificación, planes maestros y de manejo de recursos, sobre la base de lo establecido en la ley forestal y de fauna silvestre y sus normas de desarrollo. La caza de subsistencia se realiza de acuerdo a lo establecido en el plan director y el plan maestro respectivo, y según los métodos tradicionales, siempre que los mismos no sean expresamente prohibidos y no incluya a especies en vías de extinción.

Así también, es posible manejar y aprovechar recursos de fauna silvestre a través de contratos para el aprovechamiento de recursos; convenios para la ejecución de proyectos o programas de investigación o conservación; y autorizaciones y permisos para el desarrollo de actividades menores.

Todo titular de derechos que posibiliten el aprovechamiento de recursos naturales debe coordinar con el jefe del área natural protegida los procedimientos para el ingreso y salida de su personal dentro del área, debiendo este registrarse en los lugares en donde se le indique y comunicar los períodos de permanencia, así como indicar el recurso, cantidad o volumen y lugar de extracción.

Otra modalidad de manejo de fauna silvestre son las actividades de investigación, por ejemplo las autorizaciones que tengan como fin el desarrollo de investigaciones básicas y aplicadas en un área natural protegida, que requieran o no de caza, captura, marcado y recaptura de animales silvestres.

De otro lado, las instituciones científicas extranjeras o los investigadores extranjeros que soliciten realizar investigaciones sobre bioprospección, deberán suscribir previamente un acuerdo con una institución científica nacional, el cual debe contener una cláusula relativa a la responsabilidad solidaria de contar con un certificado de origen de las especies a investigar, así como al sometimiento, en el caso de que sea aplicable, de la normatividad nacional e internacional sobre el acceso a recursos genéticos.

En lo que respecta a los permisos para el desarrollo de actividades menores, estos son concedidos por los jefes de las áreas naturales protegidas para autorizar la prestación de servicios económicos a pequeña escala, o el aprovechamiento de recursos naturales a pequeña escala sin fines comerciales.

Finalmente, también se permite el uso de recursos hidrobiológicos en las áreas naturales protegidas, que sean propiciados por el SERNANP o que respalden iniciativas de las comunidades que habitan estas áreas. Estas actividades deben contar con programas de manejo pesquero, según lo dispone la legislación pesquera.

Así, por ejemplo, para la Amazonía peruana existe un reglamento de ordenamiento pesquero,14 el cual establece las bases para el aprovechamiento racional y sostenible de los recursos hidrobiológicos y el desarrollo de la pesquería amazónica.

____________________

14     El reglamento de ordenamiento pesquero de la amazonía peruana fue aprobado por decreto supremo 015-2009-PRODUCE

Visítanos también en:


logominam

spda
 biopirateria
 actualidadambiental
 iniciativa
 legislacion
 legislacionforestal

dizi izle büro mobilyaları by1by.com
canakkale