***
Martes, Diciembre 10, 2019
   
Tamaño de Texto
ImprimirE-mail

TURISMO EN ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS

Uno de los principales valores que se promueven dentro de las ANP son los paisajes excepcionales que poseen y la posibilidad que brindan a los ciudadanos de tener experiencias únicas en dichos entornos naturales. Estos valores generan una fuerte relación entre el turismo y las ANP, relación que puede ser beneficiosa para el área protegida y las poblaciones locales. Para incentivar y regular el turismo dentro de las ANP, como forma de aprovechamiento no consuntivo del recurso natural paisaje, se han emitido diversas normas, siendo la principal el reglamento de uso turístico en áreas naturales protegidas aprobado mediante el decreto supremo 018-2009-MINAM.

Actualmente, el SERNANP es la autoridad nacional competente para otorgar derechos, en representación del Estado, para la prestación de servicios turísticos. Asimismo, se encuentra entre sus competencias el emitir opinión previa vinculante sobre el uso turístico y recreativo en las ZdA, es decir, antes de que estos proyectos o actividades sean autorizadas por otra entidad gubernamental.

Se han establecido 5 modalidades de otorgamiento de derechos para la prestación de servicios turísticos en ANP, las mismas que son exclusivas para el aprovechamiento no consuntivo del paisaje de dichas áreas:

a. Concesión: modalidad que rige para los proyectos turísticos que requieren desarrollar infraestructura o estructura turística en uno o más sitios de dominio público en un ANP. No pueden ser otorgadas en zonas de protección estricta, zonas silvestres o zonas donde se hayan establecido medidas de protección a grupos humanos en aislamiento voluntario o en contacto inicial o medidas de protección de especies de flora o fauna silvestre amenazadas, en situación vulnerable o en vías de extinción. La concesiones son otorgadas por un plazo de hasta 40 años renovables.

b. Contrato de servicio turístico: permite el aprovechamiento económico del paisaje en sitios de dominio público para el desarrollo de actividades que no requieren la construcción o habilitación de infraestructura o estructura. Esta modalidad, a diferencia de la concesión, no otorga exclusividad para el desarrollo de la actividad turística y no puede ser otorgada en zonas de protección estricta, zonas silvestre o zonas donde se hayan establecido medidas de protección a grupos humanos en aislamiento voluntario o en contacto inicial o medidas de protección de especies de flora o fauna silvestre amenazadas, en situación vulnerable o en vías de extinción. Se otorgan por un plazo de hasta 10 años renovables.

c. Permiso: modalidad exclusiva para actividades menores o eventuales en materia de turismo. En el caso de actividades menores, se otorga a su titular el derecho de prestación de servicios turísticos de pequeña escala por un periodo de hasta 2 años. Para el caso de actividades eventuales, el titular tiene derecho a ofertar servicios asociados a la actividad turística que se realice de manera excepcional e infrecuente por un plazo menor a 15 días hábiles. Estos permisos se pueden otorgar hasta 2 veces al año al mismo solicitante y para el mismo tipo de servicio. Tienen preferencia para el otorgamiento de estos permisos la población local organizada, reconocida por el SERNANP y que habita en el interior o en los límites adyacentes del ANP, y aquella que cuente con un título o derecho previo al establecimiento del ANP.

d. Autorización: es una modalidad creada para actividades turísticas menores en predios de propiedad privada o comunal dentro de una ANP. Requiere de la presentación de un perfil de proyecto y no puede ser otorgada en zonas de protección estricta o zonas de uso silvestre.

e. Acuerdo: a través de esta modalidad, el jefe del ANP podrá permitir que las poblaciones locales presten servicios turísticos y que en lugar de solicitar una contraprestación económica, se fijen compromisos para que el titular del derecho contribuya a la gestión del área natural protegida.

Todas las modalidades antes mencionadas —salvo los acuerdos— conllevan al pago de una retribución económica al Estado que es directamente recaudada por el SERNANP. Este pago no constituye tributo y todo lo recaudado debe ser invertido en la conservación, recuperación, mantenimiento, seguridad y mejora de los servicios al visitante del ANP en donde se generó. No obstante, el SERNANP podrá disponer de hasta un 30% de dichos recursos para la conducción del SINANPE.

Es importante mencionar que la retribución económica antes referida está compuesta por dos elementos:

1. El derecho de vigencia. Para el mantenimiento de la exclusividad del servicio. Solo se paga en el caso de la concesión.

2. El derecho de aprovechamiento. Es el monto a pagar por la utilización del recurso natural paisaje. Están afectas a este pago las modalidades de concesión, contrato de servicios turísticos y permiso.

Para la realización de estas actividades, el ANP debe contar con un plan de uso turístico y recreativo que contemple los lineamientos del manejo turístico de cada área.

Visítanos también en:


logominam

spda
 biopirateria
 actualidadambiental
 iniciativa
 legislacion
 legislacionforestal

dizi izle büro mobilyaları by1by.com
canakkale